Soy Miguel Angel Carpintero, un arquitecto extremeño que siempre sintió pasión por el mundo del Jamón. Como consecuencia de la situación profesional decidí iniciar la aventura de diseñar la Jamoteca Diamante para elevar el jamón a la calidad de arte ya que hasta una triste sopa puede servirse en infinidad de soperas de diferentes tamaños, formas, colores, materiales, etc. que han sido diseñadas para diferentes escenarios.

Siendo posiblemente el jamón el emblema más importante de la gastronomía española y observando que solo existía para el solo un instrumento de corte decidí diseñar un habitáculo para el mismo, cansado de ver el jamón en un jamonero protegido estrictamente con un triste paño de cocina o a la intemperie impregnándose de todo tipo de agentes externos tales como insectos, insecticidas, ambientadores, perfumes, etc. dotándolo de estética y funcionalidad.

Los expertos siempre hablan de la temperatura como factor fundamental para que el jamón desarrolle toda su fuerza de aromas, sabores y texturas, por lo que decidí climatizar el habitáculo que había diseñado.

La Jamoteca Diamante se diseña para cuidar el Jamón durante el consumo.